¿Se ha preguntado si el aceite de oliva caduca? ¿Cómo se debe conservar para que no pierda sus propiedades? ¿Las condiciones del clima afectan?

Seguramente, estas cuestiones han pasado por su cabeza algún día al comprar aceite de oliva y, es que, es zumo de las aceitunas sin conservantes ni colorantes. La duración del aceite de oliva es mucho mayor que la de cualquier zumo de frutas pero, esto no quiere decir, que no necesite conservarse en condiciones óptimas.

En Aceites GARO, queremos darte algunas recomendaciones para conservar tu aceite de oliva virgen extra con las mismas cualidades que recien salido de la almazara.

Tiempo de conservación

El tiempo de conservación del aceite de oliva depende de las condiciones climáticas a las que está expuesto y otros factores que la mayoría de los consumidores desconocen como el tipo de aceite o su filtrado.

La conservación depende en gran medida de la cantidad de polifenoles que contiene. Estos son poderosos antioxidantes que protegen a los aceites del paso del tiempo y son responsables del picor tan característico de los picuales. Por tanto, a mayor contenido de polifenoles, más tiempo y mejor se mantendrá las propiedades del aceite de oliva.

La luz, su peor enemigo

Es recomendable tener guardado nuestro aceite de oliva en un lugar oscuro para que no le de la luz directa. Si no es posible, la solución será mantenerlo en recipientes oscuros de vidrio o latón impermeable. Eso si, evitar cualquier envase de hierro.

Los humos y olores lejos

El aceite de oliva debe estar lejos de los humos y vapores ya que le transmitirán sabores y contaminarán el maravilloso aroma de nuestro zumo de aceituna.

El aire, descomposición acelerada

Cierra herméticamente el envase de su aceite de oliva pues el contacto con este apresurará su descomposición. Evita además que queden vacíos durante largos periodos de tiempo.

Calor, su mayor rival

Otro de los grandes adversarios del aceite de oliva es la temperatura. Para mantener intactas sus propiedades, perservalo a una temperatura menor de 22º. En caso de solidificarse, tomará una textura mantecosa y blanquecina que se debe a la cantidad de grasa vegetal que contiene pero su sabor y aroma no variará.

Advertisements